Tomate seco

Nuestro tomate seco está controlado desde la semilla a la bolsa, una vez alcanza su punto óptimo de maduración el tomate se recolecta y traslada a nuestras modernas instalaciones donde se realiza un secado lento y controlado con el que podemos garantizar la homogeneidad y punto perfecto del secado. Este proceso tan respetuoso con la materia prima, nos permite conservar su color y sabor natural, sin necesidad de usar sulfitos, ni otros conservantes o colorantes artificiales.

Disponible en diferentes formatos.